Hiperhidrosis (sudoración excesiva)

La sudoración es un mecanismo que emplea nuestro cuerpo para regular la temperatura y que permite perder calor a través de la evaporación del sudor. Sin embargo, la hiperhidrosis o exceso de sudor impredecible e incontrolable puede dificultar las relaciones sociales y laborales de las personas que lo padecen.

Se produce, sobre todo, en manos, axilas, pies y región púbica, debido a la alta concentración de glándulas sudoríparas en estas zonas.

La hiperhidrosis puede afectar al 2% de la población .Se presenta con más frecuencia entre los 25 y los 64 años y, en un 40% de los casos, suele haber algún familiar más que lo padece, lo que indica su posible tendencia hereditaria.

Ciertos hábitos, tales como el consumo de bebidas alcoholicas, fumar, café y ciertas comidas también pueden disparar el grado de sudoración

Tratamiento de la Hiperhidrosis

El tratamiento de la hiperhidrosis con Botox® (toxina botulínica)es una solución cómoda y eficaz que puede aplicarse tanto en axilas como en las palmas de las manos , plantas de los pies o el cuero cabelludo.

La infiltración de Botox® se realiza a través de agujas muy finas. La toxina botulínica genera un bloqueo de la función de las glándulas sudoríparas, por lo que reduce la producción de sudor en las áreas donde se administra esta sustancia.

- El tratamiento tiene una duración de entre 40 y 60 minutos.
- Los resultados tienen una duración de unos 6 meses.
- El paciente puede reanudar su actividad normal inmediatamente después del tratamiento.