Acné, Manchas y Cuperosis

Acné, Manchas y Cuperosis

Acné, Manchas y Cuperosis

 

Laserterapia

En estética se usa para rejuvenecimiento facial, mejora de la piel y eliminación de pequeñas lesiones vasculares (cuperosis), manchas, lesiones pigmentadas, verrugas, tatuajes y cicatrices.

Cada caso requiere un láser específico según el problema a tratar y el tipo de piel del paciente. Es muy importante que el tratamiento sea realizado por un médico experto, que realizará un diagnóstico antes de decidir el láser idóneo y las sesiones que se van a realizar.

IPL

Consiste en la aplicación de una luz similar al láser, pero se aplica a alta intensidad y en frecuencia de pulsos. Es adecuada para el rejuvenecimiento cutáneo y la eliminación de pequeñas lesiones vasculares (cuperosis), manchas, lesiones pigmentadas y pequeñas arrugas. También es muy eficaz para tratar el fotoenvejecimiento del escote, los brazos y las manchas de edad en las manos.

Además se utiliza en fotodepilación, especialmente en casos de piel más oscura y pelo más claro y más fino. Los pacientes no deben tomar el sol ni radiaciones UVA 15 días antes del tratamiento y deben aplicarse diariamente cremas de protección solar.

Peeling Químico

El peeling consiste en la eliminación de una parte de la epidermis o dermis a la que sigue una regeneración natural del tejido.

La técnica elimina manchas cutáneas, pequeñas arrugas y aporta la luminosidad que la piel ha podido perder debido a la acción del sol, la fatiga, el estrés o el proceso natural de envejecimiento. En términos generales, el peeling mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme.

Existen diversos tipos de peeling en función de si su actuación sobre la piel es superficial, media o profunda. Los superficiales dan lugar a un mejoramiento general de la piel y los medios y profundos son más indicados para la corrección de arrugas finas como las que rodean los labios o las conocidas “patas de gallo” y el tratamiento de las arrugas profundas y cicatrices como las del acné respectivamente.
Entre las sustancias empleadas se encuentran el fenol y los ácidos glicólico, tricloracético y salicílico y su elección dependerá del objetivo del tratamiento. La recuperación de la piel está sujeta al tipo de peeling realizado, es decir, la capa dérmica a la que se dirija, y su periodicidad irá en función del objetivo, así como del agente que se haya utilizado durante el procedimiento.